Uso de energías renovables en México

Las energías renovables son fuentes de energías limpias, naturales, disponibles y con posibilidades de ser explotadas económicamente; pero lo más importante es que no producen gases de efecto invernadero, ni emisiones contaminantes, que son los responsables del cambio climático.

México forma parte de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, el Protocolo de Kioto y más recientemente del Acuerdo de París. Para la implementación de este último, en 2015 nuestro país se comprometió en reducir 22% las emisiones de gas efecto invernadero (GEI) y 51% de Carbono Negro (CN) de manera no condicionada para 2030.

Esta meta podría aumentar hasta un 36% de GEI y 70% de CN de manera condicionada a la transferencia de tecnología y financiamiento entre otros requisitos y condiciones.

Por ello, en 9 años, nuestro país incrementó 90% la cantidad de energía generada a partir de fuentes renovables, pasando de 13,515 Mega-Watts  (MW) en el año 2010 a 25,648 MW en 2019, de acuerdo a datos de la IRENA, 2020[1].

La capacidad instalada con la que cuenta actualmente México es: 67 parques fotovoltaicos[2], 68 parques eólicos[3], 4 campos geotérmicos de tipo hidrotermal[4],y 66 hidroeléctricas.

Además, en septiembre de 2021, el Gobierno Federal propuso una Reforma Eléctrica, misma que se encuentra en discusión en la Cámara de Diputados desde el 17 de enero hasta el 15 de febrero de 2022.

Esta reforma propone un sistema eléctrico nacional donde el Estado recupera su conducción, a través de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la cual se convierte en el organismo del Estado, responsable de la planeación y control del sistema, autónomo en el ejercicio de sus funciones y en su administración.

También se propone que CFE preserve la seguridad energética, la autosuficiencia energética y el abastecimiento continuo de energía eléctrica a toda la población.

Sin duda, esta acción marcará un antes y un después en la transición y generación de energías limpias, sustentables, eficientes y asequibles para nuestra población; así como nuestra aportación como país hacia el combate al cambio climático.

No obstante, de manera individual podemos aportar a este objetivo, por ejemplo, utilizando el agua con mesura, reciclando todo lo que sea posible, ahorrando energía, utilizando transportes sustentables e informando y educando a los demás sobre este tema. Es ahora o nunca.

 

[1]  IRENA (2020), Renewable capacity statistics 2020 International Renewable Energy Agency (IRENA), Abu Dhabi.

[2] Asociación Mexicana de Energía Solar (https://www.energiaestrategica.com/asolmex-anuncia-que-la-energia-solar-en-mexico-logro-5510-mw-en-el-primer-trimestre-de-2020/) : Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Coahuila, Chihuahua, Durango, Estado de México, Guanajuato, Jalisco, Querétaro, San Luis Potosí, Sonora, Yucatán, Hidalgo y Tlaxcala.

[3] Asociación Mexicana de Energía Eólica: Baja California Sur, Baja California, Sonora, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, San Luis Potosí, Zacatecas, Jalisco, Guanajuato, Oaxaca, Puebla, Yucatán, Quintana Roo y Chiapas.

[4] Centro Mexicano de Innovación en Energía Geotérmica: Baja California, Michoacán, Puebla, Baja California Sur y Nayarit.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.