MEXICANOS ANTE EL COVID-19 — Segunda Parte

La discusión pública en México ha reaccionado ante la noticias que anuncian el desarrollo de varias versiones de vacuna para combatir la pandemia mundial por COVID-19. Mientras Rusia anunció a mediados de agosto el registro de la primera vacuna contra esta enfermedad, se anunció que en el continente americano México y Argentina producirán la inmunización que desarrolla la Universidad de Oxford. Aunque la investigación se encuentra todavía en las fases de pruebas, la Encuesta Nacional IPM-QIR de agosto buscó conocer las opiniones de los mexicanos sobre la vacuna. 

El resultado más notorio es que dos tercios de los encuestados aseguran que se pondrían la vacuna si estuviera disponible en México. Esto significa que todavía un tercio de los mexicanos rechaza ponerse la vacuna, argumentando razones como el miedo a los efectos secundarios, la desconfianza en las inmunizaciones y la creencia de que la vacuna sea un engaño. Al analizar según características sociodemográficas, la encuesta revela que los más reacios a ponerse la vacuna son los individuos con menores niveles de escolaridad. Al mismo tiempo, el grupo de edad más a favor de la vacuna son los menores de veinticinco años —7 de cada 10 se la pondrían.

En otros asuntos relevantes para la salud pública en México, la mitad de los encuestados asegura que el confinamiento como resultado de la pandemia por COVID-19 ha afectado en algo o mucho su salud mental y emocional. Este resultado es un síntoma de algunas posibles consecuencias que el COVID-19 ha dejado en los mexicanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.